La novela sigue la historia de cinco personas que viven en la misma ciudad pero no tienen relación directa. Alina tiene una vida aparentemente perfecta, es una exitosa abogada y vive en uno de los pisos más lujosos, pero se encuentra sola y cae en pozos depresivos. Robert acaba de llegar a la ciudad pero encuentra que el trabajo que le habían prometido es una estafa, por lo que debe malvivir en una pensión haciendo lo que pueda en el puerto. A Daniel le acaban de diagnosticar cáncer avanzado, por lo que decide no decir ni hacer nada y tomarse los dos meses que le quedan para despedirse de todos sus conocidos. May está a punto de casarse con Brad, pero queda embarazada de su jefe de la oficina. Sugar se gana la vida en las calles, pero no le va tan mal, tiene unos cuantos clientes fijos que la tratan bien y Big Boy le deja quedar con el cincuenta por ciento de sus ganancias, pero hay una nueva banda que quiere controlar su calle y las cosas sólo podrán empeorar.

El hilo conductor de las historias es la permanente tristeza y la sensación de soledad que envuelve cada escena. Los personajes se cruzan en varias ocasiones, pero casi nunca se dirigen la palabra, hasta la sorprendente escena final. Un excelente manejo del lenguaje y atmósferas muy logradas brindan a la novela una pátina de desolación gris como la ciudad.

gris02