Los habitantes del pueblo de Rohz dependen del lago Espejo para vivir. Pescan en él, toman su agua, viajan en barcos, nadan. Pero saben que bajo la superficie, en las profundidades insondables, viven seres que no deben ser perturbados y hay una serie de normas que cumplir para que eso no suceda.

Trevor, Miranda y su madre Sara se mudan al pequeño pueblo para rehacer su vida después de que un accidente se llevara a Martin, padre y esposo ejemplar. Pero los recién llegados no conocen las reglas y en el pueblo cada uno está demasiado ocupado con sus cosas como para advertirles. Hasta que es demasiado tarde.

profundo02

Ilustración de portada por Sandara.